jueves, 22 de junio de 2017



 8 – El arrepentimiento de Otmân



Baïbars, después de reducir a Otmân y atarle a la entrada de la cueva de los cuarenta ladrones, le ordenó que se levantara y le siguiera para ir al palacio de Naŷm El-Dîn; pero Otmân, a pesar de los golpes recibidos, no quería moverse de allí…

Y el ráwy prosiguió con su relato…
Sabed, nobles señores, que Baïbars quería sobre todo amedrentar a Otmân e intimidarle; por eso medía y moderaba sus golpes, y no le hacía apenas daño. Así que entonces, se armó de su lett de Damasco, pegó un fuerte grito, y con un gesto terrible, amagó con pegarle.
- ¡Piedad, soldao! –gritó Otmân-. ¡Concédeme la gracia, iré contigo, pero no me sacudas con esa albondiguilla! ¡que Dios maldiga al que la ha fabricao! ¡Por el Secreto e La Dama, si no la llevaras contigo, no te seguiría, así me sacaras un ojo! ¡Que Dios maldiga a tu país!
- Anda, camina y no discutas tanto –dijo Baïbars.
            Otmân se puso en marcha con los pies arrastras. Al cabo de unos pasos se detuvo.
- Veamos, osta Otmân ¿y ahora, por qué te paras?
- Escucha soldao, ¿de veras quieres hacerme entrar en El Cairo amarrao como un pollo? ¿El Buen Dios pué permitir algo así? Aquí onde me ves, la gente el Cairo me conoce bien, saben que yo soy el jefe de tos los truhanes. Si tú fueras justo, me liberarías y yo iría contigo.
- ¡Sí, pero si te suelto, tú te pondrías a salvo! Y yo acabaría cansándome de correr detrás de ti, porque como extranjero, no conozco bien las calles del Cairo; y además, ¡nadie querría decirme dónde vives! ¡Y ya me ha costado bastante encontrarte!
- Pues, supongamos que yo m’escapo ¿y qué? ¡Tú no has pagao na por mi persona, ni una pieza de oro, ni un miserable cobre!
- ¡De una vez por todas, te he dicho que no puedes elegir: vas a venir conmigo y a trabajar para mí! ¡Nadie más que tú puede hacerlo! Si quieres que te quite las ligaduras, jura por Dios que no te escaparás y que vendrás conmigo por las buenas.
- Sin problema –dijo Otmân-. ¡Juro por el Nombre el Supremo Haceor que iré contigo y que no m’escaparé!
- ¡Mientes! –replicó Baïbars-. Sólo te creeré si juras por la Dama, la Protectora del Cairo, que no te escaparás; sólo entonces te libraré de las ataduras.
- ¡Qué desgracia! –gritó Otmân-. ¿Quién te ha contao lo de ese juramento, soldao?
- La que me lo ha dicho es la que está más cerca de ti; tu madre, Maryam, la Gorda.
            Ante esas palabras, Otmân se encolerizó terriblemente.
- Y tú, basura, ¿cómo has llegao a casa mi madre? ¿Es que quieres deshonrarme, ojete mierda?
- ¡A ver, para un poco con tus insultos! ¿Qué le he hecho yo a tu honor?
- ¡A mi madre no la toca nadie! Pero, anda, cuéntame un poco quién te ha dicho aónde estaba nuestra casa.
- ¡Escucha! ¡“Cabeza sin astucia, primera en ser cortada”! Usé un truco para que me indicaran tu casa, y tu madre me recibió. Para probártelo te diré que vosotros vivís en El-Maghâra, cerca de la Gran Tumba; en vuestra casa hay un esclavo negro que se llama Farag y, al lado de la puerta, una gran piedra.
            Baïbars le describió también las peculiaridades de la casa y con detalle todos los lugares; todo cuadraba. Otmân se quedó boquiabierto.
- Bueno –dijo Otmân-, y ahora, amigo, dime ¿qué’s lo que quiés de mí?
- Quiero que vengas conmigo, y que me jures por La Dama que no huirás. Te llevaré al Cairo, tú te vas a arrepentir de todo lo que provoca la cólera de Dios -¡Exaltado sea!- y entrarás a mi servicio.
- Po’el Secreto la Dama, iré sin fugarme hasta’l mausoleo La Dama Umm Qâsem.
            Baïbars no entendió muy bien lo que había jurado, pues Otmân hablaba comiéndose la mitad de las palabras; así que creyó que había prestado el juramento que le había pedido. De modo que le libró de las ataduras y Otmân echó a andar como cordero delante del matarife. Llegaron al Cairo y caminaron hasta una callejuela que se dividía en otras dos; una de ellas llevaba hasta el mausoleo de La Dama, y la otra, a la Husseiniyeh que daba al palacio de Naŷm El-Dîn El-Bunduqdârî. Baîbars conocía el camino de la Husseiniyeh, pero no el que llevaba hasta el santuario de La Dama; así que quiso tomar el de la Husseiniyeh.
- No, soldao, ¡ven pa este otro lao, p’aquí se llega antes a la casa del Abu Bunduq[1]! –le dijo Otmân, indicándole la calleja que conducía hasta el santuario de La Dama.
- Es posible –se dijo Baïbars para sus adentros- que ese sea el camino más corto. Otmân es de aquí y se conoce todas las calles al dedillo.
            De modo que siguió andando, sin saber que a Otmân le venía rondando una idea por la cabeza. Como dice el proverbio: “Si el camello tiene una idea; otra tiene el camellero”.
Y el ráwy continuó así…
            Poco después llegaron al Santuario de La Dama -¡que Dios santifique su noble Secreto!-. Se dice, que aún hoy en día, ese santuario es célebre. Un edificio de altas proporciones, sólidamente construido; mezquita y lugar de peregrinaje que devuelve la alegría a los corazones afligidos. Unas lámparas brillan sobre él, señal y guía para el peregrino. El Santuario tiene unas ventanas que dan a la calle, y que están protegidas por unas rejas de cobre dorado. Cuando Otmân llegó a la altura de las ventanas, dio un brinco más rápido que el relámpago y se enganchó a una de las rejas gritando:
¡Oh Dama Bienamada, Protectora del Cairo
imploro tu socorro, escucha mi plegaria
me arrodillo ante ti, no me rechaces
líbrame del mal, aleja a este soldao.

Y prosiguió el ráwy…
            Cuando el emir Baïbars vio a Otmân, que aferrado a la reja de la ventana pedía socorro a Dios, y se colocaba bajo la protección de La Dama Zeynab, Protectora del Cairo, exclamó:
- Pero vamos a ver, Otmân, ¿no me habías prometido que vendrías conmigo? ¿En qué ha quedado tu juramento? ¿Dónde está la promesa que me habías hecho? ¡Dios te castigará! ¿Por qué me tienes miedo? ¡Rechaza la tentación del diablo y ven conmigo!, ¡ya me has hecho perder bastante tiempo!
- ¡Eh, soldao! -replicó Otmân-, ¡lárgate a arreglar tus asuntos, y que Dios te ayude con ellos! Yo te había dicho que vendría contigo hasta el santuario La Dama; ¡pues bien el santuario La Dama es aquí! Y como se suele decir: "¡El protegío por gente honorable no teme a la desgracia!".
- ¡Me has engañado, pero no te vas a salvar de ésta, te voy a llevar a la fuerza!
            Baïbars avanzó para arrancar a Otmân de la reja de la ventana, pero éste, al verle llegar, se aferró aún más y comenzó a gritar:
- ¡Piedad, oh, Dama, me pongo bajo tu protección! ¡Sálvame!
            Luego cayó en trance, golpeándose la cabeza contra los hierros de la reja, con la boca llena de espumarajos, como la de un camello a la carrera. El guardián del mausoleo, que había presenciado toda la escena, corrió hacia Baïbars mientras le hacía una serie de reproches:
- Soldado -le dijo-,  deja tranquilo a Otmân, y ve a ocuparte de tus asuntos. Mientras esté aquí, no se moverá, ni aunque el rey El-Sâleh Ayyûb en persona viniera a reclamarle. Ya basta, déjale. El Señor sabe bien lo que hace. Tú no debes molestarle ni hacerle daño.
- ¡No era esa mi intención, hermano, te lo juro por este santuario! ¡Sólo busco su bien! ¡Quisiera tomarle a mi servicio. Le he cogido cariño y me gustaría hacer que se arrepintiera de sus faltas!
- Soldado, ¿acaso no sabes lo que el Señor ha dicho?: "No eres tú el que guía a los que amas, es Dios el que guía a quien Él decide". Así que déjale en paz, Dios viene en ayuda de los desgraciados.
Y el râwy continuó de este modo...
            Mientras Baïbars andaba discutiendo con el guardián del mausoleo, la crisis de Otmân comenzó a remitir; al cabo de unos instantes, cayó al suelo. El guardián corrió hacia él y lo levantó, lo colocó sobre sus hombros y lo hizo entrar en el santuario; le tumbó sobre una alfombra y le cubrió con una manta. Baïbars le siguió y se sentó a la cabecera del lecho; se puso a recitar el Corán y a pedir la intercesión del Príncipe de los hijos de Adnân, y a rogar porque Otmân fuera conducido por la buena senda. Imploró el socorro de Dios con estos versos:
Por el honor del Profeta elegido de la Arabia,
por los Profetas, orgullo de la creación,
y por el honor de los Santos y también de los Justos
y de los hombres de fe de nuestra religión,
acéptanos, oh Dios mío, y mantennos en el buen camino,
para que todos marchemos en la fe.
Haz que no te suplique en vano, Señor,
guía hacia Ti a Otmân y a todos los pecadores.
Y siguió así el râwy...
            No había terminado aún su plegaria Baïbars, cuando Otmân volvió en sí y exclamó con un fuerte vozarrón, algo que jamás sonroja al que lo pronuncia:
- ¡No hay más Dios que Dios, y nuestro Señor Muhammad es Su Profeta; que la plegaria y la bendición de Dios sean sobre él. Que mi alma sea tu rescate y que Dios te acoja en su seno, señor Abu Bakr, y a ti también, Omar el Rojo, y a ti, Uzmân, y a ti, Alî “Abu Haydar”[2]!
            Luego volvió la cabeza a izquierda y derecha, y vio al emir Baïbars sentado a su lado.
- ¡Soldao, soldao -dijo Otmân-, por el Profeta, que yo te serviré! ¡Por el Secreto La Dama, la muerte es algo terrible, amigo!
- ¿Pero qué te ha pasado, hermano, dime? Al principio no querías ni acercarte a mí, ¡y ahora me dices que vas a servirme! Si tus palabras son falsas o engañosas, eso sería algo muy grave; pero si eres sincero, entonces Dios vendrá en ayuda de los sinceros.
- ¡Por el Profeta y el Secreto la Dama, te estoy diciendo la verdad, porque he visto con mis propios ojos la prueba certera, gracias a la Purísima Dama, Umm Qâsem; pues la he visto en sueños, mientras dormía; ella me ha regañao por to lo que había hecho y me ha dicho: "Ponte al servicio el soldado, y arrepiéntete de tus pecaos. Vuelve pronto al recto camino de Dios, y obtendrás la recompensa más alta." Luego me amenazó con una lanza, con la que quería ensartarme, y no me ha dejao en paz hasta que yo he dicho: "M’arrepiento". Y luego, soldao, ella me ha hablao de ti; me ha contao que tú serás rey de Egipto y de Siria y que llegarás a ser el "gran jefe", en el lugar del Sâleh Ayyûb.
- Y ahora -dijo Baïbars-, ¿te vas a arrepentir y a lavar tus pecados?
- Oh, sí, me arrepentiré, pero con una condición. De entrada, te hermanarás conmigo ante la Dama, y luego, cuando seas un "jefazo", no te harás el importante conmigo, y entre nosotros nos hablaremos en confianza y sin protocolos. No tendrás secretos pa mí, y no irás a ninguna parte sin decirme aónde; me darás de comer lo mismo que tú comas y me pasarás tantas orondas amarillas[3] como yo quiera.
- Acepto tus condiciones -dijo Baïbars-, pero yo también tengo las mías.
- ¿Y cuáles son esas condiciones, amigo?
- Tú me servirás correctamente y te arrepentirás de tus faltas; luego, ayunarás durante el mes de Ramadán, harás tus plegarias, no beberás vino, no fornicarás, no matarás a los que Dios ha prohibido que se mate, no robarás, pues el oficio de ladrón es una infamia y lleva a la perdición a quienes lo ejercen.
- ¿To eso? Pero ¿de veras hace falta que deje to eso?
- Desde luego, lo habrás de dejar todo, pues, como se suele decir: "Conservar la virtud es más difícil que sostener con la mano un carbón ardiendo" Ahora ven, que voy a enseñarte lo que hay que hacer, para que prestes juramento de cumplir la penitencia y yo te pueda adoptar como hermano ante la Dama.
            Otmân se levantó y se puso al lado de Baïbars, y de ese modo se hermanaron ante el mausoleo de la Dama, convirtiéndose en hermanos ante Dios -¡exaltado sea!
Y prosiguió el râwy de este modo...
            Otmân tenía una especie de caftán con botones de plata...
- Voy a enseñarte un truco con los botones de tu caftán para que te puedas acordar de tu acto de arrepentimiento -dijo Baïbars.
- Mu bien, maestro, ¡que Dios te ilumine!
            Entonces Baïbars, abrochando el primer botón, dijo:
- Esto significa que renuncias a la bebida.
            Abrochó el segundo y dijo:
- Ésta es la señal de que tú renuncias a fornicar.
            Abrochó un tercero y dijo:
- Y éste, que renuncias a robar.
            Abotonó un cuarto diciendo:
- Y este otro, que renuncias a matar.
- ¡Eh, basta ya! -exclamó Otmân-. Escucha soldao, pongamos por caso que alguien me haga una mala jugá, ¿¡es que tengo que pasarlo por alto?! ¡Por el Profeta, que le pienso partir el cuello, sí!
- ¡Eso está prohibido!
            Bueno -dijo Otmân-, entonces sólo le haré unas pocas cosquillas.
            Baïbars, ante ese comentario estalló de risa, y luego dijo:
- Está bien, ahora ven, que te voy a enseñar cómo purificarte de la suciedad; cómo tienes que hacer las abluciones y las plegarias, además de todas las obligaciones rituales, como el peregrinaje, la limosna obligatoria, y el ayuno durante el Bendito Mes de Ramadán.
            Y Baïbars se puso a explicarle todo eso.
- D’acuerdo, soldao -dijo Otmân-, pero dime, en el fondo ¿qué son las balbuciones y las pringarias[4]?
- Ven conmigo, voy a mostrártelo.
            Baïbars le llevó a los excusados, le hizo entrar en uno de ellos, y le enseñó cómo hacer sus necesidades y limpiarse adecuadamente. Entonces, Otmân entró él solo, y al cabo de una media hora, aún no había salido. Baïbars se impacientó, echó una ojeada por una rendija de la puerta, y vio que Otmân, con la espalda apoyada en la pared, se sujetaba con ambas manos la cinturilla de sus calzones.
- ¡Venga, Otmân! ¡Échalo ya y haz lo que tienes que hacer!
- Pero bueno, ¿es que quieres que lo haga a la fuerza?
- Está bien; si ya has aliviado suficiente, purifícate con el agua de la jarra.
- Ah, eso... ¿y cómo quieres que me putrifique?
- Mira, coge la jarra con la mano derecha, vierte el agua sobre la izquierda, y frótate bien con el dedo del medio, y así vuelves a hacerlo varias veces hasta que hayas retirado los restos y notes una cierta resistencia, cuando el ano haga como una especie de chupón, entonces estarás limpio y purificado.
- ¡Pero qué es to eso! ¡Una mariconá de nenas acicalándose pa follar! ¡No, soldao, yo eso no lo voy a hacer!
- Ya lo veremos -dijo Baïbars, blandiendo el lett.
- ¡Ey, no tan aprisa, no me sacudas! -¡que la peste se lleve al que hizo esa albondiguilla[5]!
            Entonces comenzó a purificarse como Baïbars le había enseñado.
- Pero ¡qué te pasa, osta Otmân! -murmuraba Otmân para sus adentros-. ¡T’estás lavando el culo como un morbosete!
            Y no veía el momento de rematar, aunque Baïbars le gritaba:
- ¡Venga, sal de ahí y déjate de tonterías, que con eso vas a perder tu dignidad!
            Otmân se había purificado lo mejor que supo, y salió exclamando:
- ¡Ah, soldao, me he quedao tan agusto! ¡y ahora me siento más aliviao!
- Por supuesto, como no podría ser de otro modo: el hombre sólo encuentra la salud con la purificación. Sabe, hermano mío, que la mayoría de los tormentos que acaecen en la tumba vienen por una falta de purificación; es decir, que la plegaria no es válida si no va precedida de limpieza y pureza.
            Le tomó de la mano y se lo llevó a la pileta:
- Ven a hacer las abluciones -le dijo.
- ¿Y cómo tengo qu’hacer las balbuciones esas, soldao?
- Mira, te voy a enseñar cómo. Yo voy a hacerlo delante de ti, y tú solo tendrás que imitar todo lo que yo haga.
            Baïbars se puso de inmediato a hacer las abluciones, mientras Otmân le observaba con la boca abierta. Cuando hubo acabado, se enderezó y vió que Otmân no se había movido.
- Hermano, ¿por qué no has hecho las abluciones? -le preguntó.
- Mis balbuciones las haré yo solo, ¡déjame en paz!
- No, estas cosas hay que hacerlas según las reglas.
            Entonces le enseñó a hacer sus abluciones como es debido, aunque al final se purificó conforme al rito Shafiʿí. Hecho esto, Baïbars le hizo entrar en la sala de oraciones.
- Haz tu plegaria -le dijo.
- Yo no sé, soldao; no he rezao en toa mi vida. Reza tú delante mí, que yo te vea, y luego yo haré lo mismo que tú hagas.
- Tienes razón -dijo Baïbars.
            Y sin esperar más, se volvió hacia el mihrâb[6], pronunció la jaculatoria primera "Dios es Grande", recitó la Fâtiha[7] y algunos versículos del Corán, se inclinó y se posternó.
- ¡Eh! -protestó Otmân-, ¡esa plegaria no me dice na!
            Baïbars pronunció la fórmula final: "Que la paz sea con vosotros", y dijo a Otmân:
- Venga, haz la plegaria como yo la he hecho delante de ti.
- ¡Eh, por el Profeta! ¡Eso yo no lo pienso hacer aunque me quiebres tos los güesos! ¡No pienso levantar el culo en pompa como un mariconcete! ¡No me pués obligar a hacer algo así, soldao, ahora yo soy tu hermano!
- ¡Traidor! -le soltó Baïbars- ¡Tú eres mi hermano! Venga, a rezar, no tienes nada que temer. No se puede dejar de hacer la plegaria; es un pilar de la religión y un deber obligatorio para todo musulmán.
            Cogió del brazo a Otmân con brusquedad, le hizo ponerse de pie, y dijo:
- Tengo la intención de rogar a Dios, ¡Exaltado sea! Di: ¡Dios es grande!
            En resumen, Otmân se quedó de pie durante una media hora larga, sin inclinarse ni posternarse. Baïbars se le acercó, le hizo doblar la espalda a la fuerza, y le mantuvo en esa posición unos minutos. Luego le hizo levantarse, esperó un poco, y le obligó a tocar el suelo con la cabeza al posternarse de nuevo. En ese momento, Otmän se llevó la mano al culo, para hacerle comprender:
- ¡Que a nadie se le ocurra darme por ahí!
            Baïbars estalló en carcajadas, a tal punto que acabó por el suelo muerto de risa. Otmân, mejor que peor, consiguió hacer una plegaria de dos genuflexiones.
- ¡Por el Profeta! ¡Mi mirada s’ha vuelto limpia, mis problemas se han disipao, mi corazón está en paz, y mi lengua, vivaraz!
- ¡Pues claro! –respondió Baïbars-. La oración nos libra de congojas y alegra los corazones. Ahora, haz tu invocación, Otmân, y pide al Señor lo que te parezca bueno, suplícale que conceda Sus bienaventuranzas a nuestros hermanos, los musulmanes, y que extienda su misericordia sobre los creyentes que nos han precedido y que ya no están entre nosotros.
- Eso no lo se hacer yo. Hazlo tú mismo, y yo diré amén.
            Baïbars alzó sus manos hacia Dios y dijo en voz alta:
- ¡Oh Tú, el Protector de los Justos!
- Amén, amén, soldao –concluyó Otmân.
- ¡Haz la vida más fácil a los que se encuentran en la pobreza y en la desgracia; sana a los musulmanes enfermos; dales de qué vivir a los pobres y necesitados; ten misericordia con los musulmanes difuntos, oh Señor de los Mundos!
- ¿Y ya está to, soldao? ¡Pues entonces yo no pienso decir “amén”!
-¿Y eso por qué, hermano?
- ¡Cómo que por qué! ¡Tú te pones a pedirle a Dios que mire por toa la gente que no conocemos de na, y en cambio no pides na por mi padre, el Haŷ Afîf; ni por mi abuelo, el Haŷŷ Abd El-Latîf; ni por mi hermana, Umm El-Tableh; ni por mi tía paterna, Bint Aqb El-Daraj; ni por nuestro esclavo negro, Farag!
El ráwy siguió así su relato…
            Después de oírle esto a Otmân, Baîbars se dio cuenta de lo simple que era, y le dio tal ataque de risa que casi pierde el conocimiento.
- ¡Serás chiflado! –exclamó cuando recuperó el aliento-; ¡Yo he invocado a Dios en beneficio de todo el mundo,  así que tus parientes van en el lote, y la invocación también vale para ellos!
- Bien, bien; yo no sabía to eso; no me lo tengas en cuenta, y como me has prometío: no nos andemos con tantas maneras entre nosotros.
- No pasa nada –respondió Baïbars-, no tiene importancia. Ahora, ven, volvamos a casa. No querría que el visir Naŷm El-Dîn El-Bunduqdârî estuviera preocupado por mi culpa.
- ¡Ah, sí, Abu Bunduq, un buen tipo! ¡Venga, soldao, vamos allá!
            Otmân tomó la delantera, seguido de Baïbars, y salieron del santuario de la Dama. Baïbars estaba feliz por el arrepentimiento de Otmân, y el éxito de su empresa.

FIN
Próximo episodio…
9 – El celo de “Flor de Truhanes”


[1] Otmân cada vez que se refiere a Naŷm El-Dîn El-Bunduqdârî, lo llama “Abu Bunduq”, un juego de palabras que viene a significar algo así como “Padre de la nuez” o “el vende-nueces”.
[2] Se trata de los cuatro primeros califas, sucesores del Profeta a la cabeza de la Comunidad Islámica, considerados como, después de Muhammad, "los mejores de entre los hombres", al menos para los sunníes.
[3] Monedas de oro.
[4] Se refiere a "las abluciones y las plegarias". Otmân, con su peculiar lenguaje, siempre que se refiera a abluciones y plegarias empleará estos términos: balbuciones y pringarias.
[5] Se refiere al lett de Damasco; la maza que siempre lleva Baïbars consigo y que tanto asusta a Otmân.
[6] El mihrâb es un nicho que hay en todas las mezquitas y que indica la dirección en que se halla La Meca.
[7] La Fâtiha es la azora de apertura de El Corán.

viernes, 16 de junio de 2017



La página www.archivodelafrontera.com está ampliando sus servicios y haciendo mejoras que se llevarán a cabo durante el verano. Y para no interrumpir la lectura continuada de los capítulos de "Flor de Truhanes", los iremos dejando en el blog de La Petra Verde, hasta que de nuevo aparezcan, a partir del 6 de octubre en El Archivo de La Frontera. Un saludo veraniego a l@s amig@s y aquí seguiremos... EdL, alias "La Petra Verde"


Hemos dejado a Baïbars, en el episodio anterior, luchando contra los cuarenta ladrones de la banda de Otmân, Flor de Truhanes, y justo en el momento en que Baïbars va a enfrentarse él solo contra Otmân, tras haber derrotado y puesto en fuga a toda su cuadrilla de ladrones…

7 – El gran combate

Mientras tanto, Baïbars se había acercado más y más a la cueva.
- ¡Ven acá, osta Otmân! –le gritó.
- ¡Lárgate, soldao –respondió el otro desde el interior de la cueva-. ¡No voy a trabajar pa ti! ¡Trabajar a garrotazos no va conmigo, amigo! ¿Vete a buscar a otro escudero que te sirva sin darte problemas! ¡Por el Profeta! ¡Tu albondiguilla[1] me da miedo! ¡Así se lleve la peste al que la fabricó!
- Me da igual que digas sí o no, que quieras o no quieras, como si estás vivo o muerto, tú vas a entrar a mi servicio; no quiero a ningún otro escudero. Estoy totalmente decidido, y no voy a cambiar de idea; te voy a llevar conmigo ahora mismo.
- ¡Pues entonces ven a buscarme! ¡Acércate si te atreves!
            Baïbars ya iba a entrar, pero pensó que tal vez alguno de los ladrones podría estar oculto dentro de la cueva. Otmân se arrastraba por el suelo, sin encontrar forma de ponerse a salvo, pues Baïbars se había quedado cerca de la puerta aguzando el oído para ver si algún compadre de Otmân que pudiera quedar allí dentro hacía algún ruido. Cuando estuvo seguro de que dentro de la cueva no había nadie más que Otmân, se dispuso a entrar. Se encomendó al Todomisericordioso, al Distribuidor de bienaventuranzas, El que atiende a todas las cosas por igual. Se puso en manos del Gran Señor, del Señor de los hijos de Adnân[2], de Los Protectores, de los Qutb[3], de los Walis y de los Justos, y se internó en la cueva; con el corazón más firme que un sílex, sin temor a la muerte ni a la otra vida. Avanzó hacia donde estaba Otmân, pero no se fiaba de sus trampas y argucias, pues había oído decir que Otmân era un maestro en el arte de la trapacería.
Y continuó el ráwy…
            Cuando el osta Otmân vio que Baïbars avanzaba hacia él, se aterrorizó y, sin esperar más, sacó de debajo de su ropa un disco de plomo del tamaño de una tortuga de agua dulce.
- ¡Ahí te va eso y revienta! –gritó balanceándolo con el brazo.
            El disco salió volando con la fuerza de un proyectil lanzado por una catapulta, y con el rugido del trueno. Baïbars, viéndolo llegar directo hacia él, lo esquivó, y el proyectil, al fallar su objetivo, golpeó contra la pared de la cueva, en la que se incrustó con más fuerza que si hubiera sido fijado con un clavo. Mientras tanto, Otmân había cogido otro disco y lo lanzó contra Baïbars, que lo esquivó de nuevo. Otmân sacó un tercero, lo alzó todo lo largo que le daba el brazo, tan alto, que se le podía ver el negror de las asilas, y lo arrojó; luego se puso a temblar al ver que Baïbars había parado el proyectil en pleno vuelo. Ante esto, sus ojos se tiñeron de rojo, se remangó, cogió su garrote, lo hizo girar con un zumbido igual al de la muela de molino, y lanzó un terrible grito:
- ¡Soldao, fuera e mi camino o te masacro!
            Baïbars dio un paso a un lado, de forma que Otmân pasó delante de él. Aún tenía en la mano el disco de plomo; así que le golpeó con él y le hizo caer rodando por el suelo. Luego se precipitó sobre Otmân, se sentó sobre su espalda, le quitó el turbante y lo amarró bien fuerte, atándole los brazos contra el cuerpo. Después se puso a pegarle con su lett, pero no muy fuerte.
- ¡Piedad, soldao! ¿No temes al Señor? ¡Amigo, me has matao! ¡Eh! ¡Que yo no me he comío la fortuna de tu padre, ni la de tu abuelo pa que quieras ponerme a tu servicio! ¡No pienso trabajar pa ti, ni aunque reviente! ¡Venga, déjame en paz, lárgate a ocuparte de tus asuntos, y que te lleve la peste! Tú no eres más que un monstruo de iniquidad. Sólo dime una cosa: quién te ha dao esa albondiguilla.
            Mientras esto sucedía, los ladrones, compadres de Otmân, miraban de lejos todo lo que pasaba; en efecto, el emir Baïbars, después de haberlo amarrado, le había hecho salir de la cueva.
- ¡Menuo tipo, ese soldao! –se decían entre ellos-. Debe ser un demonio, o un hijo de demonio, pa que haya podío vencer al osta Otmân.
            Luego, después de intercambiar una serie de silbidos como señal, se marcharon a todo correr, porque ¡ser capaces de huir, ya era toda una victoria!
            Baïbars se volvió hacia Otmân y le dijo:
- ¡Venga, levántate, osta Otmân, y partamos, con la bendición de Dios!
- ¿Y aónde quieres que vaya, soldao?
- Al Cairo, al palacio del visir Naŷm El-Dîn. Trabajarás para mí, te ocuparás de mis caballos, allí no vas a perder nada: te daré una buena soldada, y estarás contento.
            Ante esas palabras, Otmân estalló con una grosera carcajada, tan fuerte que retumbó con un eco. Luego se sentó y dijo:
- ¡Pues escucha, soldao, si de veras ties ganas de que yo vaya contigo, vete a buscar dos camellos de Bagdad y dos bueyes de Damasco, para que tiren de mí!
- ¡Que la peste te lleve! –gritó Baïbars-. ¿Pero qué te pasa? ¿Es que tienes reumatismo o es que estás tullido? ¡Ay, Señor! ¡Qué peste! ¡Eres peor que un camello acurrucado!
- ¿Por el Profeta! –respondió Otmân-, ¡no pienso ir; ya me pues matar aquí mismo, que no iré, no trabajaré pa ti! ¡Ya te he dicho que me dejes en paz!, ¡te pegas a mí como la plasta e mierda al camello!
- Bueno, pues si no quieres levantarte por la vara de Moisés, yo te haré andar por el palo del faraón. Tienes la sesera hueca, estás loco, y para sanarte, nada mejor que el nervio de buey[4].
            Baïbars sacó su fusta y la hizo silbar como una culebra, luego la abatió sobre Otmân. Éste encajó unos buenos cincuenta latigazos, sin gemir, ni pedir gracia, así de fiero era Otmân.
- Soldao –dijo-, te juro por el Profeta, que ya pues seguir golpeándome hasta mañana por la mañana, que yo no me pienso mover d’aquí.
FIN
Próximo episodio…
8 – El arrepentimiento de Otmân “Flor de Truhanes”


1 Recordemos una vez más que Otmân llama “albóndiga” o “albondiguilla” a la maza de Baïbars (el lett de Damasco) por su forma redondeada.
[2] Es decir, los hijos del Profeta: los “hijos de Adnân” son los Árabes del Norte, en contraposición a los Yemeníes, “hijos de Qahtân”.
[3] “Los llamados Protectores (Los 40 Protectores) constituyen la escala superior de una pirámide jerárquica cuyos grados (su nombre y su número son secretos) corresponden a los niveles de iniciación. De esta pirámide, la cúspide está representada por el Qutb, el Polo Místico alrededor del que gira el mundo, y sin el que el mundo no podría existir. Pero este grandioso papel no le impide participar plenamente de la condición humana; de hecho, sería más exacto decir que es el único ser en el mundo capaz de realizarse plena y totalmente. Como todos los hombres, está sometido a la enfermedad, al envejecimiento y a la muerte. Además, cada época tiene su propio Qutb, que sucede inmediatamente al que le ha precedido…” (Jean-Patrick Guillaume – “Fleur des Truands” p. 26 – Ed. Sindbad – Paris, 1986)
[4] Se refiere a la fusta, que generalmente se confeccionaba con nervios de buey.


viernes, 3 de junio de 2016

La Roma africana: Thugga, Sufetula, Thuburbo Majus De "Los Cuadernos de Viaje de La Petra Verde" (EdL)




La Roma africana: Thugga, Sufetula, Thuburbo Majus

De "Los Cuadernos de Viaje de La Petra Verde" (EdL)

para www.archivodelafrontera.com 

CEDCS (Centro Europeo para la Difusión de las Ciencias Sociales)



Thugga, residencia del rey Massinisa (Túnez)



Sufetula (Sbeitla) (Túnez)



Thuburbo Majus (Túnez)

"Cartago púnica y romana: un recorrido por sus vestigios" (EdL)




"Cartago púnica y romana: un recorrido por sus vestigios"

de "Los Cuadernos de Viaje de La Petra Verde" (EdL)

para www.archivodelafrontera.com

(CEDCS)
Centro Europeo para la Difusión de las Ciencias Sociales



Puerto y atarazanas púnicas. El TOFET de Cartago



Cartago Romana: Colonia Iulia Karthago

El Museo Nacional de El Bardo - 1ª y 2ª parte (Túnez) EdL


EL LIMES ROMANO DE ÁFRICA - XIV

El museo nacional de El Bardo (partes I y II) - Túnez 



Con Cartago he querido cerrar de momento la serie dedicada al “Limes romano de África”, pero no podía abandonar Túnez sin dejar un breve recuerdo del Museo Nacional de El Bardo y su riquísima e interesante colección de mosaicos romanos que en otro tiempo adornaron las ciudades de la Provincia Africana de Roma.


Teogonías, hombres y héroes: la vida cotidiana de estos romanos provinciales con sus creencias y sus placeres: música, frutos y alimentos, el teatro, las cacerías de bestias salvajes y, sobre todo, el Mediterráneo, siempre presente con su peculiar animalario mitológico. Todo ese mundo y mucho más se percibe y admira a lo largo del recorrido de las salas del museo, en donde los mosaicos nos presentan al ciudadano púnico-romano en estado puro. Un auténtico placer para los sentidos y una lección gráfica de historia.

El museo Nacional de “El Bardo”[1]

“El Bardo”, un palacio erigido bajo el reinado del sultán hafsí Abu Fáres ‘Abd-el-‘Azíz el-Mutawakkil (1394-1434 e.c.) debe su nombre a la palabra española prado. Al parecer fue construido con ayuda de artistas andalusíes, que tomaron como modelo las residencias de los príncipes de Al-Ándalus.
Ya en la segunda mitad del s. XV, el viajero Adorno describe sus jardines de árboles frutales y las mansiones reales. Y León el Africano, en el s. XVI, también lo menciona así:

“Un lugar llamado El Bardo, en donde se hallan los jardines y moradas de recreo del rey, construidos con una arquitectura no menos industriosa que soberbia, enriquecida con cinceladuras y frescos de los más finos colores.”

El complejo arquitectónico,  situado a cuatro kilómetros de Túnez, se desarrolla a lo largo de una sucesión de parques y pabellones de reposo. 
 
El Museo Nacional de “El Bardo”, creado por decreto beilical de 7 de noviembre de 1882, fue inaugurado el 7 de mayo de 1888 en presencia de Alí III Bey, y ocupa una parte del antiguo palacio de El Bardo. Es el museo más antiguo e importante de Túnez y acoge ciento treinta mil obras distribuidas entre cinco departamentos; pero sobre todo, este museo se distingue por poseer una de las colecciones de mosaicos más rica del mundo.”